Avanza en Acinox-Las Tunas producción de cemento escoria

En la Unidad Empresarial de Base (UEB) Acería, de la Empresa de Aceros Inoxidables Acinox- Las Tunas el calor es intenso.

A más de mil 500 grados celsius, la chatarra se transforma en palanquillas destinadas a la exportación, y como materia prima esencial para la producción de barras en el laminador de la entidad.

Pero gracias a una novedosa iniciativa, los residuos del proceso fabril no se envían ya al vertedero aprobado para los desechos de la industria, sino que se recolectan para su procesamiento en el área conocida como la planta de cal.

En este sitio se obtiene el cemento escoria, un nuevo surtido que avala la apuesta de la empresa por la diversificación de las producciones y materializa una alternativa que permite también un mayor cuidado del medio ambiente.

De esta manera el colectivo laboral de Acinox-Las Tunas aporta al desarrollo económico y social del país al ser este producto ideal para la construcción de pisos, paredes, muros, aceras y bloques de hormigón.

“Como desventaja solo podemos señalar que es un cemento que necesita más tiempo para lograr un correcto fraguado, por ello recomendamos rociar agua en varias ocasiones durante los tres primeros días. Además no se puede emplear en las fundiciones con hormigón armado como dados, zapatas, anillas y placas”, explicó el Ingeniero Luis García, Director de Plantas Industriales en Acinox.

Acinox-Las Tunas comercializa hace seis meses el cemento escoria en bolsas de 42 kilogramos y lo pueden adquirir empresas y cooperativas agropecuarias (CPA). No obstante se ha empleado con éxito en la fabricación de bloques y para construir más de 3 mil metros cuadrados de aceras para sitios como el polo de viviendas Blanca Rosa, perteneciente al municipio de Majibacoa.

(Visitado 60 veces, 1 visitas hoy)

Yoe Hernández González

Un pensamiento en “Avanza en Acinox-Las Tunas producción de cemento escoria

  1. Muy importante y valioso este aporte de Acinox, pero creo que no solo se debe dirigir su comercialización al sector estatal y cooperativista. Con la situación actual en materia de viviendas y dada la probada aceptación de este recurso, creo que, en primera instancia, debe comercializarse al sector de la población, pues con ello paliarían el déficit de cemento o minimizarían (no sustituirán) su adquisición por concepto de precios, sin contar los vaivenes para su gestión, compra y traslado. En lo personal y por ser uno de los necesitados, aceptaría con beneplácito su venta al pueblo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *