Apoyo de acero

Ivia siente un orgullo inmenso del lugar donde trabaja. A ese sitio le ha dedicado gran parte de su vida y ha transitado por varios puestos gracias a su apuesta a la superación profesional.

Ella es una de los cientos de trabajadores de la Empresa de Aceros Inoxidables ACINOX- Las Tunas. Ya han pasado varios días del paso de huracán Irma pero sabe que el apoyo de la entidad es imprescindible en aras de lograr la recuperación de los municipios más afectados por el meteoro.

“A partir del momento en que se nos dio la tarea comenzamos la producción para garantizar parte de la ayuda a los damnificados. Nuestra empresa debía sumarse a este empeño y lo hemos asumido con alegría porque así de solidarios somos los cubanos”, refiere la ingeniera Ivia Estarbao.

Por ello varios turnos de trabajo garantizan el funcionamiento estable, durante las 24 horas, del Laminador 200-T de la Empresa de Aceros Inoxidables ACINOX- Las Tunas.

Después de la travesía de Irma en esta industria, inaugurada por Fidel en el año 1988, se producen barras para apoyar las labores de recuperación de viviendas y entidades afectadas en las provincias del centro de la Isla.

Además se fabricaron 1000 toneladas de barras con el perfil requerido para la construcción de postes de hormigón utilizados por la Unión Eléctrica.

“Al pasar el fenómenos hidrometeorológico estuvimos diez días sin electricidad por afectaciones en el Sistema Electroenergético Nacional. No sufrimos daño pero esas jornadas sin producir nos afectaron pero nos recuperaremos poco a poco para cumplir con la entrega de 40 mil toneladas al finalizar el año.

“Lo positivo es que ya estamos produciendo barras corrugadas para apoyar a los damnificados y también recuperar la infraestructura dañada de varios hoteles localizados en los cayos del norte de las provincias de Ciego y Villa Clara”, explicó el ingeniero Miguel Moreira, director del taller de laminación.

Al cerrar el mes de agosto en este lugar se fabricaron 27 mil 118 toneladas de barras para el programa nacional de la vivienda y la industria de la construcción.

Por eso trabajadores como Ivia se enorgullecen, y es que le sobran motivos. Además de la solidaridad con las familias damnificadas celebran la acreditación por la norma internacional de seis de los ensayos de su laboratorio, lo cual permitirá la exportación de palanquillas de acero al carbono hacia mercados más exigentes.

Muchos son los retos que tiene por delante una de las mayores industrias de la provincia. Para ello cuentan con la competencia y la dedicación de un amplio grupo de hombres y mujeres “de acero”.

Por Gianny López Brito

(Visitado 38 veces, 1 visitas hoy)

Yoe Hernández González

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *