Amar y amarse

Es 14 de febrero, Día del amor y la amistad, momento ideal para intercambiar regalos, mostrar una sonrisa, pero también para lo más importante decir TE QUIERO. La jornada además resulta oportuna para reflexionar sobre el estado del más universal de los sentimientos en pleno siglo XXI.

En estos tiempos modernos es como si el amor hubiera perdido intensidad. Para algunos mantener una pareja estable es una realidad fuera de moda, otros no creen oportuno manifestar su cariño a la persona amada y así el sentimiento permanece levitando.

Y qué decir de los que optan por no enamorarse para no enfrentar algún malestar o sencillamente por el miedo de fracasar cuando de amor se trata.

“Ama hasta que te duela, si te duele es buena señal”, dijo la madre Teresa de Calcuta, dedicada por más de 40 años a la atención de los pobres del mundo. Mi poeta preferida, Dulce María Loynaz dejó para la eternidad en sus versos:

Tú, que amas un amor fantasma/ y que das un nombre a la niebla,/ a la ceniza de los sueños…/ Tú, que te doblas sobre ti/ misma como el sauce se dobla/ sobre su sombra reflejada/ en el agua… Tú que te cierras/ los brazos vacíos sobre el/ pecho y murmuras la palabra/ que no oye nadie, ven y enséñame/ a horadar el silencio,/ a encender, a quemar la soledad…

Para el amor más carnal escribió: Que la vida no vaya más allá de tus brazos./ Que yo/ pueda caber con mi verso en tus brazos,/ que tus brazos me ciñan entera y temblorosa/ sin que afuera se queden ni mi sol ni mi sombra…/ Que me sean tus brazos horizonte y camino,/ camino breve y único horizonte de carne:/ que la vida no vaya más allá… ¡Que la muerte/ se parezca a esta muerte caliente de tus brazos!…

Al amor tardío le expresó: Amor que llegas tarde,/  tráeme al menos la paz:/ Amor de atardecer, ¿por qué extraviado/ camino llegas a mi soledad?/Amor que me has buscado sin buscarte,/ no sé qué vale más:/ la palabra que vas a decirme/ o la que yo no digo ya…/ Amor… ¿No sientes frío? Soy la luna:/ Tengo la muerte blanca y la verdad/  lejana… / No me des tus rosas frescas;/ soy grave para rosas. Dame el mar…/ Amor que llegas tarde, no me viste/ ayer cuando cantaba en el trigal…/ Amor de mi silencio y mi cansancio,/ hoy no me hagas llorar.

Por estas sabias palabras y versos, y por muchísimos más, el amor debe estar presente en cada una de nuestras acciones porque sin él nada tiene sentido, la vida pierde el color, la esperanza.

Por ello este 14 de febrero es solo un pretexto para reverenciar al ser amado, para reverenciar a un sentimiento que puede manifestarse de muchas maneras, incluso de las formas más sublimes. Pero amar no es algo de un día, sino de todos los días, es vibrar de emociones, es andar por la vida con la certeza de saber que el amor nos conmueve.

Sin amor nada es posible, por eso yo apuesto por él hoy, mañana y siempre y así no me faltará el motivo para levantarme cada mañana con la dicha de estar vivo y dispuesto a seguir adelante, pero sobre todo, sin que me falte el amor ¿Qué piensa usted?

(Visitado 40 veces, 1 visitas hoy)

Gianny López Brito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *