Amar, alquimia perfecta

Cada paso que des será la luz en mi vida, será mi tiempo y sin preguntar te seguiré, sentiré y soñaré por los dos; estaré para ti en las buenas y en las malas. Buscaré el encanto perfecto para hacerte feliz. Y para cuando las plazas del pueblo estén repletas, pediré la atención de todos para decirte cuánto te amo.

La vida nos da muchas sorpresas y estar enamorado es una de ellas. Bastaron solamente cuatro letras para bautizar al sentimiento más universal que existe en la faz de la tierra y por el cual en ocasiones sufrimos, reímos y hasta peleamos.

La llegada del Día del Amor y la Amistad, como también se conoce el 14 de febrero, es el pretexto para que Cupido con el carcaj en hombro, tome sus flechas y una los corazones que por ahí andan enamorados y a los que buscan el amor también.

Las llamas de la pasión se avivan. Los músicos, poetas y escritores dan vuelo a su musa inquieta y regalan los versos más hermosos, acompañados de cálidas melodías. Crean y comparten esas obras de amor que tantos aguardan en una fecha tan especial como el Día de San Valentín.

En espera del día de los enamorados crecen las fuerzas para acercarte a quien amas. Sientes el dulce revolotear de las mariposas en tu vientre. Los colores se alistan para matizar y dar vida a lo que por su paso encuentren. Tu pareja o amigos se desesperan al no tener el obsequio o la postal que tanto mereces.

¡Qué bonito es experimentar emociones como estas en el día del mes más apasionado del año! Aunque la fecha se despida estaremos satisfechos, pues  quedarán los recuerdos hasta que el año siguiente nos abrace para flecharnos en un nuevo encuentro.

(Visitado 23 veces, 1 visitas hoy)

Liliana Guerra Abad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *