Al duro contra el aedes

Aunque las lluvias no han sido abundantes, las condiciones medioambientales son mucho más propicias para la proliferación del mosquito del género aedes, transmisor de enfermedades como el dengue y el zika.

Ante la alerta se adoptan estrategias en esta oriental provincia para impedir la reproducción de un vector tan dañino para la salud humana. Por ejemplo en el área de salud perteneciente al policlínico Guillermo Tejas, de la ciudad de Las Tunas, se han reportado casos del virus zika.

Por ello se adoptó un plan de acciones que contribuye al enfrentamiento oportuno de la enfermedad gracias a un sistema de Salud Pública totalmente gratuito y que jamás deja solos a los habitantes de cualquier comunidad.

“Se está desarrollando una estrategia intensiva con tratamiento adulticida que ha evitado el aumento de los focos y el control de los ya existentes. Asimismo los pacientes con síntomas asociados a estas enfermedades, como fiebres altas y dolores musculares, han sido aislados en salas habilitadas en centros asistenciales como el Hospital General Docente Doctor Ernesto Guevara de la Serna y en el Pediátrico Mártires de Las Tunas.

A estas acciones se han sumado los operarios de vectores con el focal que permite la detección oportuna de los focos de aedes en cada vivienda y se ha aumentado la vigilancia epidemiológica”, comentó la doctora Yisell Urquiza, directora del Policlínico Guillermo Tejas.

Los riesgos medioambientales localizados en las cercanías del canal que atraviesa la comunidad han contribuido a la aparición de focos del mosquito del género aedes, una situación que ha sido contrarrestada a tiempo.

En ello han influido sobremanera las autoridades políticas y gubernamentales, de la Dirección Provincial de Salud así como directivos del policlínico.

“Nuestro Consejo de Dirección está distribuido en cada uno de los consultorios para de forma dinámica tomar decisiones efectivas y apoyar a los operarios en la correcta realización de su labor y que esta sea más amplia, integral y segura”, añadió la doctora.

En la comunidad se suman los habitantes al enfrentamiento gracias a una mayor percepción de riesgo.

“El autofocal no podemos dejarlo para mañana, es tarea de todos los días para así enfrentar a un mosquito que no se puede dejar entrar en nuestros hogares porque puede dañar mucho la salud de todos los que habitemos la vivienda”, comentó Amalia Pérez.

“A quienes llegan a fumigar la casa debemos atenderlos y contribuir con su labor si no estamos apoyando el desarrollo del mosquito aedes y poniendo en riesgo la inmunidad de todos”, agregó Nelson Téllez.

Así, todos unidos, con compromiso y decisión es la única forma de contrarrestar cualquier enfermedad y apartar de nuestro barrio a un enemigo que puede ser fatal.

Por Gianny López Brito

 

(Visitado 27 veces, 1 visitas hoy)

Tahani Martínez Rivero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *