El agua potable un derecho humano

El agua es indispensable para la vida en el planeta, especialmente para el hombre; vital para los servicios de saneamiento, la agricultura, la industria; de modo que ocupa un lugar especial en el desarrollo económico, ecológico y social de cualquier país.

La calidad, la disponibilidad y el acceso al agua potable constituyen un derecho humano y un componente básico en la política nacional. Es por ello que  se aprobó la Ley de Aguas Terrestres con el objetivo de ordenar la gestión integrada y sostenible de este recurso natural renovable y limitado.

Con este nuevo  instrumento jurídico se establecen las medidas para su protección sobre la base de su planificación, preservación y sostenibilidad, así como su calidad en aras del desarrollo económico-social y la protección medioambiental, y ante el impacto negativo de los eventos extremos y el cambio climático.

Garantizar este servicio a la población y hacerlo con la eficacia requerida se encuentra entre las prioridades del Estado cubano. Sin embargo en Las Tunas existen insatisfacciones en la población con la distribución de este recurso natural.

Cada día es de mayor importancia la obtención de un agua segura para garantizar la prevención de enfermedades asociadas al consumo del líquido de forma inadecuada.

En Las Tunas para el tratamiento del agua funcionan cinco plantas potabilizadoras, las cuales permiten que el vital líquido salga en condiciones óptimas para el consumo humano. Recientemente se realizó en el complejo hidráulico “El Rincón” una rehabilitación de todo el equipamiento de bombeo. Se sustituyó la conductora desde la planta hasta la ciudad para eliminar así posibles fugas.

La factibilidad de la reparación incluyó los filtros y sedimentadores en aras de mejorar la calidad del servicio. Gracias a estas acciones se logró aumentar el volumen de bombeo a 400 litros por segundo, lo equivalente  a 31 400 metros cúbicos por día, en el servicio de abasto del líquido.

A pesar de la compleja situación que ha enfrentado la Dirección de Acueducto y Alcantarillado en la provincia, con la intensa sequía, el suministro de agua a la población  debe ser  reevaluado pues continua entre las mayores preocupaciones de la sociedad tunera.

Por Yelenis Fernández García

(Visited 24 times, 1 visits today)

Entradas Relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *