Acompañamiento familiar hospitalario: orden y disciplina han de ir de la mano

El orden y la disciplina han de primar en centros hospitalarios cubanos para que transite en un adecuado ambiente médico la atención al paciente. Pero, ¿ocurre siempre así?

En el Hospital General Docente Dr. Ernesto Guevara de la Serna, estrategias se implementan en función de un adecuado reordenamiento de los servicios asistenciales.

“Debe haber un solo acompañante por paciente. Así lo hemos establecido. Tenemos el PASE a la unidad hospitalaria, que lo confeccionamos por colores para el acceso a los distintos niveles del centro. En el quinto piso, el pase es de color rojo, en el cuarto piso – que es parte de cirugía- es de color morado, y en la tercera planta es de color verde”, comenta la licenciada Liliana Camejo Martínez, jefa del departamento de Enfermería.

Como parte de la reprogramación de acceso hospitalario, tales medidas son loables. Sin embargo, en el hospital provincial tunero, a juicio del acompañante Wilmer Leyva Sánchez, aún fallan mecanismos.

“Usted pide el pase a las enfermeras de la sala y no te lo dan en ocasiones.  Y, ¿entonces? ¿Cómo organizo la estancia y acceso al hospital en mi condición de acompañante de mi familiar?”, pregunta el afectado.

“No se logra que el familiar y el acompañante acaten lo que se indica o lo que se plantea por parte de la institución”, apunta ante la controversia Yurisel Miguel Cruz, otro tunero acompañante, en espera disciplinadamente del acceso a la sala donde se encuentra su esposa recién parida.

En las salas, en ocasiones, reorganizar la estancia de tantas personas se vuelve un verdadero dolor de cabeza. Así lo apunta la enfermera, jefa de sala, Yurisén González Espinosa. “Ese pase de acompañante, los familiares incluso se lo llevan a su casa, acción que está totalmente prohibida en el reglamento hospitalario. Lo hacen para tratar de garantizar un acceso hospitalario en horarios no establecidos. Se apunta que el pase de acompañante es de uso exclusivo de la institución, para trabajar, para subir a los distintos pisos, para el cambio de relevo del acompañamiento familiar hospitalario”.

La familia, se ha comprobado, ejerce una influencia positiva en la recuperación de los enfermos. Así lo apuntan estudios científicos. De acuerdo. Pero, no siempre, favorece el libre desarrollo de las acciones médicas en función del paciente.

“De 8.00 am a 12.00 del mediodía los familiares deben abandonar las salas, porque en este horario, los médicos hacen sus pases de visitas y se están examinando a los pacientes. Pero ya a las 12 del mediodía permitimos entren los acompañantes, hasta el otro día igual horario”, apunta la jefa del departamento de Enfermería.

Cinco de los seis servicios de Atención al Paciente Grave en el hospital General Docente Dr. Ernesto Guevara de la Serna, en Las Tunas, permiten acompañamiento familiar: la Unidad de Cuidados Intermedios, Servicios de Cardiología, la Sala de Ictus, de Perinatales y Nefrología. Desde el mes de junio comenzaron a tener el acompañamiento dentro del servicio hospitalario, aseveran directivos del centro asistencial.

Las estrategias se encaminan a que, con orden, responsabilidad y disciplina, entre todos se ayuden a quienes más lo necesitan: los pacientes.

(Visitado 31 veces, 1 visitas hoy)

Natasha Díaz Bardón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *