26 de julio, jornada de patriotismo y compromiso

Aquel 26 de julio de 1953, los jóvenes de la llamada Generación del Centenario, al frente de los cuales estaba el abogado  Fidel Castro Ruz escribieron una de las páginas más hermosas de nuestra historia patria.

El cuartel Carlos Manuel de Céspedes, ubicado en Bayamo, hoy municipio cabecera de la provincia de Granma, y el Guillermón Moncada, en la ciudad de Santiago de Cuba, devinieron símbolo de la rebeldía de todo un pueblo por la libertad de su patria.

  Aunque la acción armada fracasó, el hecho se convirtió en el preámbulo de lo que sucedería después.

Despertaba las ansias de independencia y justicia en todo un pueblo. Camino conquistado paso a paso tras el desembarco del yate Granma, las acciones armadas del Ejército Rebelde en la Sierra Maestra y la lucha clandestina en las ciudades cubanas hasta el triunfo del 1 de enero de 1959.

Páginas de heroísmo, entrega incondicional, sacrificio y valentía. Escrita por jóvenes revolucionarios que pusieron sus vidas a disposición de una patria libre y soberana.

Desde triunfo revolucionario de 1959, el 26 de Julio se instaura como el Día de la Rebeldía Nacional.

Desde entonces todo el pueblo cubano libra otras batallas, ya no con las armas en la mano sino llevando adelante la producción y los servicios para construir una sociedad más justa y equitativa.

Los colectivos laborales dedican sus esfuerzos para sustituir importaciones, crear condiciones de trabajo para el buen desempeño, lograr mejores rendimientos y una producción de bienes y servicios que satisfaga las necesidades del cubano.

El camino ha sido largo y arduo, premiado de numerosas conquistas como son la salud y educación gratuita, que sin lugar a dudas han mejorado la calidad de vida, sueño por el cual lucharon aquellos jóvenes del centenario.

Por estos días prevalece la alegría en entidades y colectivos, se impone un acercamiento a la historia, a la vida de sus héroes y mártires, se redoblan esfuerzos por elevar la calidad en todos los sectores así como cumplir los planes productivos.

A 66 años de aquel 26 de julio, el pueblo cubano mantiene y defiende su disposición de defender este suelo al precio que fuese necesario. Principios e ideales sostienen todo el accionar, por encima del aprendizaje, para reparar lo mal hecho y retomar el camino que nos conduzca hacia la patria que anhelamos tener.

Se vuelve latente el compromiso de construir día a día una sociedad que garantice el bienestar de todas y todos.

Momento en que recordamos las palabras de nuestro Comandante Fidel Castro Ruz, en la conmemoración del XIII aniversario del Asalto al Cuartel Moncada, en La Habana el 26 de julio de 1966.

“.  Revolución que nació en las filas de los más humildes del pueblo.  Porque hace 13 años ninguno de esos hombres queridos, de los hombres que dieron su vida por esta Revolución, eran conocidos; ninguno de esa legión de hombres, que aquel día ofrendaron su vida a la patria, los conocía nadie; ninguno de ellos había aparecido nunca, posiblemente, en las letras de molde de un periódico; ninguno de ellos figuraba en los cálculos de los agoreros de la política; ninguno de ellos se vislumbraba como figuras prominentes en el corazón del pueblo.  ¡Pero eran del pueblo y venían del corazón del pueblo y de la sangre del pueblo!

Sí teníamos una absoluta fe en el pueblo, y toda la estrategia de la Revolución se basó siempre en el pueblo, siempre —lo hemos dicho en otras ocasiones— en una gran confianza en el pueblo, en una gran convicción acerca de las enormes energías morales del pueblo, acerca de la enorme fuerza revolucionaria que se encerraba en el pueblo. 

Sabíamos que un puñado de hombres podría bastar, no para derrotar aquel régimen, pero si para desatar esa fuerza, esa inmensa energía del pueblo que sí era capaz de derrotar a aquel régimen (APLAUSOS). 

Nosotros poseíamos determinadas convicciones, y esas convicciones eran muy fuertes, esas convicciones tenían el mérito de ser justas, esas convicciones tenían la fuerza de ser verdaderas.  ”

(Visitado 81 veces, 1 visitas hoy)

Doraines Avila Hernández

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *