Un regalo especial para Bárbara

El agradecimiento de sus alumnos es el regalo que la vida le tenía preparado a Bárbara Mas Barrio cuando decidió ser maestra. Esta pedagoga se desempeña como metodóloga provincial de la enseñanza artística y recientemente recibió en Las Tunas la Distinción “Por la Educación Cubana”. Es por ello que compartimos en este sitio sus experiencias y retos en la profesión.

Cuando comenzamos a conversar su amor por los niños se reflejaba en  su rostro, sus palabras, sus manos. Todo en ella indica que estos seres son especiales y por ese motivo escogió ser maestra.

“Mi maestra de preescolar que vive en Guayabal, de donde yo vengo. Yo soy nativa de ese terruño, era muy especial. Ella constituyó algo especial en mí que fue cultivando ese amor por la profesión. Pienso que eso fue parte de las motivaciones para decidirme por el magisterio. Aunque  también en mi juventud salía por la televisión un spot haciendo un llamado a incorporarse a la docencia y ese mensaje me llegó y todo ello contribuyó en mi decisión”.

Entre las enseñanzas con las cuales ha trabajado está la primera infancia que marcó su vida por un hecho singular.

“Esta educación y el trabajo con los niños me dio la posibilidad de interactuar con la parte más maternal que la vida no me dio a mí, como persona, como mujer, pero sí esa naturaleza madre se encargó de llenar mi vida con esos pequeños de los círculos infantiles y en aquellos años cuando existían los salones de párvulos, los niños de 45 días de nacidos en adelante, a los cuales le tomaba mucho cariño, pues cuando sacas cuenta se pasan casi más parte del día con las tías en estas instituciones que en la casa con los padres.  Disfrutaba cada paso en el aprendizaje, sus gestos de cariño hacia las tías como ellos nos llamaban y esas alegrías colmaron mi vida por 10 años”.

Esta mujer fue educadora,  metodóloga,  subdirectora y hasta directora de esta educación. Posteriormente  continuó con los adolescentes en secundaria básica. Una etapa compleja pero que la ayudó a comprender las características de los jóvenes, sus preferencias, motivaciones y como desempeñar mejor la docencia con estos educandos.

“Con la Batalla de Ideas que se emprendió en nuestro país a partir del siglo XXI nuevos conceptos se incluyeron en el sistema educacional cubano. Uno de ellos fue el Programa de Instructores de Arte,  el cual posteriormente se llevó a las escuelas, donde pude dirigir a estos valerosos jóvenes que desde las manifestaciones artísticas logran fortalecen la identidad cultural de la nación”.

Ahora en este sentido se imponen  nuevos retos para Bárbara que está a las puertas de la jubilación.

“En la Escuela Pedagógica Rita Longa de Las Tunas va abrir la carrera de maestra de Educación Musical  y Plástica para el nivel educativo de primaria y también se formará docentes en la especialidad de educación artística en las secundarias básicas y allí estaré yo velando porque estos procesos salgan adelante. Pienso que un joven de estos tiempos necesita mucho relacionarse con el arte y la cultura, porque ello le va a permitir, elevar sus principios, éticos y morales. El arte ayuda  las nuevas generaciones  a  valorar la vida de una manera diferente”.

Aún cuando concluya su etapa como educadora, esta excelente comunicadora, amante de la naturaleza,  estará rodeada de sus antiguos alumnos, su familia y sus plantas. Porque para Bárbara Mas Barrio la vida es conquistar desde pequeñas cosas  la armonía en el hogar.

(Visited 17 times, 1 visits today)

Entradas Relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *