Se reforma la carta magna cubana

La sociedad cubana actual es más culta, diversa y compleja que hace medio siglo atrás, por lo que se hace imprescindible un nuevo marco constitucional  más inclusivo que refleje esa realidad.

Es por ello que desde hace vario días tiene lugar un proceso  de redacción del texto  enriquecido con las últimas experiencias cubanas en materia derechos humanos. Así mismo  en el contenido de este referendo se incorpora una normativa legal de las prácticas emanadas de la conceptualización del modelo económico en perfeccionamiento en la nación.

Sin duda alguna es un asunto de alta complejidad y muy ambicioso en sus alcances, pues le anteceden constituciones muy bien elaboradas como la de 1976, a las cuales se le hicieron modificaciones parciales por la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP) en 1992 y 2002.

Como consecuencia de la implementación de las resoluciones adoptadas en el VI y VII congresos y la Conferencia Nacional del Partido Comunista de Cuba y de otras medidas gubernamentales adoptadas en los últimos años es necesario incluir algunos aspectos que estás siendo evauados por una comisión de 33 integrantes de la ANPP.

La integran los líderes de todas las organizaciones de masa, estudiantiles y juveniles, así como de los escritores y artistas y un grupo de diputados, entre ellos juristas y constitucionalistas. Está presidida por Raúl Castro, Primer Secretario del PCC quién señaló que será “una de las tareas más intensas por su contenido, y gigantesca porque moverá al país”.

Según información ofrecida en el sitio web Cubadebate entre las tareas de la comisión está  evaluar cuestiones que requieren su inclusión en la nueva carta magna como aquellas derivadas de las experiencias cubanas en la construcción del socialismo, el estudio de los procesos constitucionales desarrollados en diversos países, así como profundizar en la historia y tradición constitucional de la isla.

La redacción de este anteproyecto será valorada por la Asamblea Nacional y después sometida a una amplia consulta popular, a lo largo y ancho del país en todas las comunidades, centros de trabajo, planteles educacionales y unidades militares y del ministerio del interior. Finalmente, el documento retornará, ahora en calidad de proyecto, a la ciudadanía, que será quien le dé su aprobación final en un referendo constitucional.

(Visited 7 times, 1 visits today)

Entradas Relacionadas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *