Aliviar el calor en la playa

El sol se hace mucho más abrasador en el oriente cubano. Pero esto no resulta impedimento para que cada año miles de personas provenientes de toda la Isla lleguen hasta el litoral para aliviar las altas temperaturas del verano.

Y en ello se destacan las playas de la costa norte de la provincia, un sitio idóneo para el divertimento que se reconoce por su belleza y la transparencia de sus aguas.

Pero, sin dudas, entre las opciones de mayor preferencia se encuentran las villas que atiende la Empresa Provincial de Alojamiento y Recreación. Una de ellas es la localizada en Playa La Herradura, con diez habitaciones y capacidad para 60 personas.

“Cada año vengo a este lugar porque hasta aquí llegaba con mi papá cuando era solo una niña y siempre me trae excelentes recuerdos. El tramo dispuesto para el baño es muy limpio y tranquilo, nos da mucha paz a los padres para que nuestros hijos disfruten y además la instalación fue rehabilitada y está en este momento realmente más acogedora”, explicó Zenia Torres, vacacionista.

“Ha mejorado mucho el salario de nuestros trabajadores gracias a que los ingresos son muy altos. Durante el mes de julio recaudamos más de 170 mil pesos y en agosto sobrepasaremos esa cifra con creces. El colectivo es muy atento y trabajador, por eso los niveles de satisfacción de nuestros clientes son muy satisfactorios”, apuntó Yuslén Hernández, administradora de Villa La Herradura.

Otro sitio que atrae a los visitantes durante la temporada estival es Villa Coral. En la instalación se sustituyeron todos los aires acondicionados y se ofrece servicio de restaurante y cafetería a precios asequibles.

Un total de nueve habitaciones para cincuenta personas garantizan una feliz estancia de quienes opten por esta posibilidad para disfrutar la alegría de las playas de Las Tunas, verdaderos paraísos tropicales.

“Nunca nos arrepentiremos de haber llegado hasta aquí porque realmente vale la pena. El colectivo es maravilloso, se cocina muy bien y todos se esmeran por dar la mejor atención”, comentó el vacacionista Ramón López.

“Las habitaciones fueron remozadas y lucen muy atractivas. Se colocaron nuevos aires acondicionados que climatizan todos los cuartos para poder refrescar el sol de playa La llanita. También se proponen interesantes opciones recreativas que a todos encantan”, agregó Yamilet Díaz.

“Aunque solo doce personas asumimos la atención de los visitantes lo hacemos con mucho compromiso y eso es lo más importante. Aquí las propuestas son variadas y el lugar muy acogedor mostrando siempre una hermosa vista al mar”, añadió el administrador Yoslén Hernández.

Así transcurre el verano al norte de Las Tunas, entre playa, sol y alegría.

 

Por Gianny López Brito

 

 

(Visitado 34 veces, 1 visitas hoy)

Tahani Martínez Rivero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *